Cómo elegir un tratamiento facial

Las mujeres siempre buscamos que nuestra piel refleje vitalidad y bienestar, pero es común que al escoger los productos indicados para protegerla y brindarle el cuidado que necesita, se cometan errores. Ya sea por la recomendación de una amiga, una muestra o un artículo de una revista es normal dejarse llevar.

Ver más: Los 3 mandamientos de la piel grasa

Pensando en ello, entrevistamos a Luciana Lima, científica senior de L’Bel, experta en tratamientos para la piel, quien aseguró que tener en cuenta estas 5 recomendaciones es clave a la hora de seleccionar los mejores productos y aprovechar todos sus beneficios:

 

  • Conocer el tipo de piel. Es importante tener claras las necesidades de la piel de acuerdo a la edad y sus características, pues cuando los productos empleados son inapropiados, los tratamientos −en lugar de favorecer la salud facial− pueden empeorar los problemas. Por ejemplo, si una mujer tiene la piel seca y emplea lociones para cutis graso, agravará la resequedad de su rostro y podría presentar síntomas como descamación, sensación de aspereza, picazón, rigidez, sarpullido, etc. Lo mismo ocurre al contrario: si necesita controlar el brillo, pero emplea productos para piel seca, pueden aparecer espinillas o granitos por la acumulación

  • Tener en cuenta las necesidades. El producto debe adecuarse al estilo de vida. Es fundamental pensar en factores como las horas diarias de exposición al sol, las horas de sueño, el uso de maquillaje, las afecciones de la piel y el tiempo disponible para la rutina facial, entre otras cuestiones. Lo ideal es seleccionar un producto que cumpla, al menos, con 2 o más requisitos.
  • Conocer los principales ingredientes activos. Los componentes principales de la fórmula serán los que actúan directamente en la piel y cumplen la promesa de valor, estos también se encuentran descritos en la etiqueta. Es importante identificar información como: la tecnología aplicada, los componentes activos, si es libre de alcohol e hipoalergénico, qué pruebas de laboratorio ha superado, etc.
  • No dejarse llevar por las apariencias. Existen productos con empaques lujosos y colores llamativos, pero es esencial dejar a un lado estos bonitos envoltorios y fijarse en el contenido y la utilidad; verificar los mililitros, que su aplicador sea funcional y que la tapa evite su oxidación y contaminación. Además, verificar la fecha de caducidad y las instrucciones de uso.
  • Utilizar las herramientas. Acceder a ayudas tecnológicas como el nuevo Diagnóstico de Piel de L’Bel, disponible en su página web www.lbel.com/diagnostico-de- piel/., es una forma fácil de realizar una evaluación de las necesidades de la piel y conocer con exactitud qué productos se adecuan al estilo de vida y a la piel de cualquier mujer. Adicionalmente, brinda recomendaciones sobre productos y tips de acuerdo a los resultados que se obtienen del cuestionario creado por expertos.

Además de escoger los tratamientos faciales indicados, es esencial cuidar la piel integralmente; consumiendo suficiente agua, evitando los azúcares e incluyendo al menos 5 porciones de frutas y verduras al día, las cuales contienen micronutrientes indispensables para el buen funcionamiento del organismo y la regeneración de la piel.

 

Foto: Archivo Eme de Mujer

Más de Silvia Sánchez

Beneficios de dormir en pareja

Que mejor que compartir la cama con un ser amado
Leer más