Hábitos que arruinan tus pestañas

pestañas
pestañas

Pestañas largas y fuertes son el sueño de todas. Y es que, a pesar de ser una parte del cuerpo que no se daña constantemente, es difícil darles mantenimiento y elegir los mejores productos y tratamientos para ellas. Pero independientemente de sus cuidados, existen hábitos cotidianos que podrían ponerlas en peligro.

Ver más: Trucos con el rímel ¡que no conocías!

Enchinarte las pestañas agresivamente

Los enchinadores llegaron para revolucionar el arte del enchinado de pestañas. Esta mágica herramienta es fácil de utilizar, sencilla y súper económica. Sin embargo, en caso de usarse agresivamente o con mucha fuerza, podría traumatizar el cuerpo de la pestaña. Un apretón gentil en la base, en medio y en las puntas es más que suficiente.

Usar rímel a prueba de agua diariamente

El rímel a prueba de agua es necesario para ocasiones especiales, pero no es un producto que necesites usar TODOS los días. Por sí mismo NO hace mucho daño, pero a la hora de retirarlo, gracias a su espesa consistencia, podría lastimar las pestañas. Usa este tipo de mascara sólo cuando sea necesario.

No desmaquillarte antes de dormir

Entiendo que hay noches largas y difíciles, pero sin importar qué tan cansada estés, es importante que te desmaquilles. El rímel endurece las pestañas, las cuales se vuelven más vulnerables a texturas firmes. Si no te desmaquillas antes de dormir, no sólo le haces daño a tu piel, sino también a todo tu rostro.

Esperar que tu limpiador haga todo el trabajo

El limpiador por sí solo NO es suficiente para desmaquillar las pestañas. Lo que tienes que hacer para limpiarte correctamente es lo siguiente: usar un desmaquillante o toallas desmaquillantes, luego un limpiador y, de ser necesario, lavarse la cara, humacterse, etc.

Usar constantemente pestañas postizas

Las pestañas postizas pueden agregarle mucho drama a tu ‘look,’ pero desafortunadamente le hacen mucho daño a tus pestañas. No sólo son muy pesadas, sino que el pegamento puede ser muy agresivo para la raíz de la pestaña. En ocasiones no hace mucho daño, pero debes ser SÚPER cuidadosa al retirarlas.

Usar el mismo rímel por mucho tiempo

La mascara para pestañas tiene fecha de caducidad… y es más corta de lo que te imaginas. Lo recomendable es reemplazar rímel cada 2 a 3 meses. No parece la gran cosa, pero si usas un rímel viejo, podrías conseguirte una infección en los ojos.

Foto: Archivo Eme de Mujer

Más de Silvia Sánchez

Beneficios de dormir en pareja

Que mejor que compartir la cama con un ser amado
Leer más

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *