Quejas que arruinan tu vida

queja
queja

Es hora de dejar las quejas atrás y empezar a verle solución a los problemas

Ver más: ¿Será bueno en la cama?

No hay día en que no salga de nuestra boca una queja. Que los vecinos son muy ruidosos, que tu galán no te mandó un mensaje, que tu amiga es muy mala onda, que el metro se tarda años… quejas, quejas, quejas y quejas. Si sigues así; viendo el mundo desde una perspectiva negativa, nunca podrás ser feliz, ni disfrutar de los lindos detalles de la vida.

  • Es muy difícil: Cuando te enfrentes a un reto, no pienses que es imposible de acompletar. Es importante que tú misma creas en tus habilidades para lograr todas tus metas. Además, los retos te ayudarán a fortalecer tu cuerpo y mente. Si todo fuera fácil en este mundo, no tendrías el deseo de ser mejor todos los días.
  • No hay buenos hombres: No asumas que todos los hombres buenos no están disponibles, porque ciertamente no es el caso. Si sigues pensando de esta forma, vas a sabotear tus oportunidades de encontrar el amor. Después de todo, si no hay ningún buen hombre, ¿por qué gastar el tiempo en citas y conociendo gente? Necesitas creer que hay alguien afuera esperándote, y te aseguramos que lo encontrarás.
  • Odio vivir aquí: Sí, a veces tus padres serán injustos y la ciudad saboteará todos tus planes, pero no sabes lo difícil que podría ser en otros lugares. Si no vivieras con tu familia, gastarías más y tendrías el doble (o más) de responsabilidades. De igual manera, ¿qué ganarás si odias el lugar en donde vives? Te aseguramos que, aunque parezca fea la ciudad, hay peores.

  • No soy suficiente: Nunca deberías quejarte por no ser lo suficientemente bonita, lista o buena en general. Eres una mujer valiosa que merece más de lo que puede imaginarse. Aunque todas tengamos inseguridades, no hay razón para quejarse sobre tu personalidad o físico, porque seguro sólo te enfocas en lo malo y nunca en lo bueno.
  • No quiero hacerlo: Esta es una de las quejas más recurrentes porque todas tenemos tareas y obligaciones que preferiríamos evitar para toda la vida. En cambio, no puedes crecer sin haber lavado un plato o hacer tu cama. Si son necesarias, ¿por qué gastar tiempo en quejarte? De todas formas vas a terminar haciéndolo, así que te conviene hacerlas rápidamente y no empeorar tu situación con tanto pensamiento negativo.
  • Odio mi trabajo: Hay muchas personas en el mundo que batallan para encontrar un trabajo, así que deberías estar feliz de tener un trabajo para quejarte al respecto. Si realmente lo odias con todo lo que tienes, podrías renunciar. En lugar de quejarte, podrías aprender a apreciarlo, o simplemente buscar otro empleo.

Foto: Archivo Eme de Mujer

Más de Silvia Sánchez

Beneficios de dormir en pareja

Que mejor que compartir la cama con un ser amado
Leer más

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *