Himen, lo que debes saber

Ha sido objeto de crítica, creencias religiosas y normas sociales, pero ¿qué tan importante es en realidad?

Ver más: Mitos de tu primera vez

El himen; ese pequeño tejido que parcialmente cubre la entrada de tu vagina es prácticamente el sinónimo de muchísimos mitos: “no eres virgen si no tienes himen” “sangrarás la primera vez que tienes sexo”… ¿O no todas conocemos esos mitos?

Ni los expertos están seguros de su función

Tu nariz te ayuda a oler y tu uretra a orinar, pero el himen no parece tener un propósito mayor. Psicológicamente está ahí, pero desde una perspectiva médica, se parece al prepucio del pene: no saben exactamente de qué sirve.

El himen anormal requiere cirugía

Si tu himen está imperforado o separado (con 2 pequeños hoyos en el tejido), podrías necesitar una cirugía menor. De hecho, un himen imperforado es una condición médica, ya que durante la menstruación, el sangrado no puede traspasar el himen.

Y cuando se rompa, ni lo sentirás

Cuando te rompes un brazo, obviamente lo ves, lo sientes y lo sabes, pero cuando se rompe tu himen… a veces ni siquiera te das cuenta. Si el tejido se rompe durante el sexo, habrá un poco de dolor y sangrado, pero si ocurre haciendo ejercicio, tal vez ni lo sientas.

Muchas culturas todavía se obsesionan por él

A pesar de que el himen no siempre es una señal de virginidad, en muchas culturas sigue siendo un símbolo de pureza. Es más, existe un procedimiento médico (y supuestamente legal), con el cual puede recrearse el himen. Esto obviamente no sirve de nada para muchas, pero en ciertas culturas es necesario para encontrar marido.

El himen no cubre en su totalidad a tu vagina

La forma de la presentación más normal del himen es como un tejido delgado al fondo de la entrada vaginal. Si alguien tiene un tejido que cubre TODA la entrada, tiene un himen imperforado, lo cual no es normal.

No siempre se rompe en el primer encuentro sexual

Dicen que cuando pierdes tu virginidad, también rompes el himen, pero este seguramente es el mito más grande y más falso que hay respecto al tema. Además del sexo, hay una gran variedad de formas con las que el himen puede romperse: hacer ejercicio, exámenes pélvicos, tampones, bicicleta, etc..

Foto: Archivo Eme de Mujer

Más de Silvia Sánchez

Beneficios de dormir en pareja

Que mejor que compartir la cama con un ser amado
Leer más