Lo que no sabías del herpes

Cuando escuchas la palabra “herpes,” seguro piensas en 2 cosas: ITS y erupciones. Pero tomando en cuenta que más de la mitad de la población tiene herpes oral, deberíamos estar más informados al respecto.

Ver más: El ABC del VPH

Por ejemplo, ¿sabías que existen más de 100 diferentes tipos de herpes? ¿O que con el paso de los años es más difícil de contagiar?

Existen 100 diferentes tipos de herpes

Pero sólo hay 2 (HSV-1 y HSV-2) que pueden diagnosticarse a través de una prueba de sangre. Los demás están siendo estudiados, pero no podrías saberlo a través de una prueba de sangre.

En el pasado, el HSV-1 se asociaba con el herpes oral (erupciones en labios y boca), mientras que el HSV-2 se asociaba con el herpes genital. Ahora ya se sabe que cualquiera de los 2 pueden presentarse en el área genital.

Puede confundirse con una infección vaginal o una urinaria

Hay diferentes tipos de infecciones de herpes… y, por ende, existen muchos síntomas, A veces, si una persona nunca ha tenido herpes, asociará los síntomas con una infección vaginal o de vías urinarias: dolor en el área genital, flujo vaginal amarillo y ardor al orinar.

Si tu doctor no sugiere el herpes o una prueba de herpes, deberías sugerirla tú, pues esta its puede ser muy complicada. Sin embargo, también hay otros síntomas, como: erupciones, bolitas con pus y más.

Tener herpes incrementa tu riesgo de tener otra ITS

Al menos, técnicamente esto sucede. Es más que nada un riesgo por culpa de tu conducta, pues si alguna vez tuviste una ITS, quiere decir que no te cuidas… y por ende aumentan tus probabilidades de seguir llevando una vida sexual sin protección.

Pero el riesgo de contagio disminuye con los años

Con la edad, el virus pierde su habilidad de contagio. Si has estado luchando con esta ITS por mucho tiempo, tendrás menos probabilidad de “vertimiento asintomático.” Esto quiere decir que es menos probable tener un brote de forma activa sin saberlo.

Puedes predecir los brotes

Es un fenómeno llamado pródromo y sucede cuando el paciente experimente los síntomas antes de que aparezca la lesión. Hay personas que los reconocen porque el herpes vive en la raíz del nervio de la médula espinal. Cuando se reactiva el nervio, a veces se presenta comezón, hormigueo o ardor antes de la erupción.

Los condones no son suficientemente

Cuando no hay erupciones, tener relaciones es seguro… siempre y cuando uses condón. El uso constante reduce el riesgo de pasar el virus un 30%. Con eso dicho, debes recordar que los condones se rompen… y no todos saben usarlos correctamente.

Tú misma te puedes dar herpes

Sí, esto es posible. Si tocas una erupción abierta de tu herpes oral y luego tienes contacto con tus genitales, tú misma puedes contagiarte. No es común, pues la gente generalmente desarrolla anticuerpos para prevenirlo, pero es posible.

También puede transmitirse a otros lugares como los ojos, codos, etc.

Foto: Archivo Eme de Mujer

Más de Silvia Sánchez

Beneficios de dormir en pareja

Que mejor que compartir la cama con un ser amado
Leer más