Formas de lidiar con la ansiedad

ansiedad
ansiedad

Ahí estás, acostada en la cama y lista para irte a dormir. Luego empiezas a pensar en la junta que tienes mañana; te volteas, das vueltas y recuerdas ese extraño correo electrónico que te llegó de tu mejor amiga… y, de repente, son las 2 de la mañana y ya no puedes dormir.

Ver más: Hábitos para lidiar con la ansiedad

Todas nos hemos sentido ansiosas en algún momento, y ya sea que sufras de una verdadera ansiedad crónica o no, seguro reconoces los síntomas. “Los signos de ansiedad tienden a caer en 4 categorías: cognitivos, emocionales, físicos y de conducta”, explican los expertos. “Podrías experimentar un ritmo cardíaco acelerado, dificultad para hablar, ser sensible al dolor, pensar en las peores conclusiones posibles, pensar en cosas que nunca hubieran pasado por tu mente e imaginar lo que piensan de ti tus compañeros de trabajo”… ¿nada más?

¿Cómo es diferente de la ansiedad? Aunque vengan de lugares similares, la ansiedad es la imposibilidad de controlar esos sentimientos estresantes.

Por ejemplo, si últimamente has tenido mucha presión en el trabajo, ¿ese estrés te persigue todo el día? ¿No te permite dormir tranquilamente? Ahí es donde el estrés entra al territorio de la ansiedad.

Un desorden de ansiedad es como estar loca por el estrés y si sientes que no te deja vivir bien, sería importante que consultes con un experto. Aunque no creas que sea algo serio, hay otras pequeñas cosas que puedes hacer para luchar la guerra de la ansiedad.

  • Despreocúpate: Quizá una conversación no salió como planeabas y te estás criticando cada minuto. “¿Por qué no hice aquello?” ”¿Por qué no pensé en eso?” Sé un poquito más compasiva contigo misma. Será más efectivo pensar en cómo manejarás la situación a que recuerdes TODO lo que hiciste mal.
  • Menos es más: ¿Tienes un brazalete de la suerte o una playera que utilizas cada vez que te sientes ansiosa? Pues, tal vez sea hora de que los tires. Muchas de las cosas que hacen las personas para aliviar la ansiedad realmente crean más ansiedad. ¡Son trampas! Mejor fíngelo, hasta que lo sientas; al fingir la relajación, tus pensamientos y sentimientos empezarán a alcanzar tus acciones.
  • Imagina los escenarios: ¿Cuántas veces te has encontrado imaginando sólo los peores escenarios? El propósito evolutivo de la ansiedad es alejarnos del peligro. Cuando estás lastimada, pensar en los malos escenarios te ayudará a prepararte, pero también deberías pensar en lo positivo para aclarar tu mente.

Foto: Archivo Eme de Mujer

Más de Silvia Sánchez

Beneficios de dormir en pareja

Que mejor que compartir la cama con un ser amado
Leer más

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *