Haces ejercicio, ¿y no bajas de peso?

Vas al gym después del trabajo (aunque no todos los días), haces yoga en casa los fines de semana y, cuado te dan ganas, sales a correr con tu novio o a andar en bici. Con tan sólo pensar en tu rutina de ejercicio, te cansas… pero por alguna extraña razón ¡no puedes bajar de peso!

Ver más: Tips para hacer ejercicio en casa

¿Cuánto es mucho ejercicio?

Es difícil medir algo así, pues depende enteramente del individuo. Un atleta, por ejemplo, está acostumbrado a tantas horas de ejercicio, y un oficinista obviamente no puede compararse con algo así.

Sin embargo, los indicadores recurrentes son: te sientes cansada todo el tiempo, te cuesta trabajo dormir, no puedes dar tu máximo en tus entrenamientos, experimentas falta de interés y generalmente te sientes irritable.

¿Qué está saboteando tu progreso?

Cualquier cosa que sea mala para tu cuerpo y salud, será mala para tu peso. En primer instancia, hacer mucho ejercicio puede provocar un incremento en la producción de la hormona del estrés, la cual puede perjudicar tu metabolismo y estado de ánimo.

Sin mencionar que no puedes compensar tu mala alimentación con muchas horas de ejercicio. El concepto de hacer ejercicio para ‘merecerse’ cierto consumo de calorías es completamente falso.

La solución

El ejercicio es una parte de la ecuación, pero no la principal. Puede ser fácil enfocarse en el entrenamiento, pero la realidad es que también hay que darle su lugar a una buena alimentación, el consumo de agua, la relajación de mente y espíritu, e incluso las horas de sueño.

El descanso también es necesario para ver resultados. De acuerdo a un estudio americano, la recuperación completa de un entrenamiento es esencial para lograr un buen desempeño.

Foto: Archivo Eme de Mujer

Más de Silvia Sánchez

Beneficios de dormir en pareja

Que mejor que compartir la cama con un ser amado
Leer más