Señales de una relación saludable

La meta de muchos es tener algún día una relación saludable, pero la mayoría estará de acuerdo conmigo cuando digo que es más fácil decirlo que hacerlo. Los medios nos han bombardeado con la noción de que el romance y el sexo son los ingredientes clave, pero una relación es más compleja de lo que la mayoría conoce.

Ver más: ¿Estás lista para comprometerte?

Entonces, ¿cómo saber si estoy en una relación saludable? O mejor aún, ¿cómo saber si estoy en la relación correcta para mi?

  • Tú y tu pareja están en la misma página en términos de valores básicos y metas en la vida. Ambos saben lo que quieren, las metas en común que tienen, lo que quieren lograr en la vida, y están comprometidos a lograrlas individualmente y en equipo.
  • Hay un gran sentido de confianza entre ustedes. Pueden discutir abiertamente de todo; desde lo bueno, lo malo y lo feo. No hay secretos ni misterio. Ambos conocen su pasado.
  • Mantienen su propia identidad dentro de la relación. Esto es vital. El matrimonio es una gran pieza del pastel que los identifica, pero más allá de ello, ambos son individuos y jamás lo deben olvidar
  • Pasan tiempo de calidad juntos, haciendo cosas que los satisfagan a ambos. También pasan tiempo de calidad a solas. ¿Alguno es más importa que el otro? No, ambos son necesarios.
  • Se apoyan el uno al otro y se animan a cambiar y crecer. En otras palabras, el uno inspira al otro a ser una mejor persona. Cursi, ¿no? Pero importante.

  • Tú y tu pareja se sienten seguros comunicando sus necesidades y deseos personales. Se toman su tiempo respectivo para discutir los temas relevantes como pareja y como individuos. Saben escuchar y hablar, lo cual es esencial para la comunicación y entendimiento.
  • Respetan sus diferencias, incluso si no llegan a estar de acuerdo en temas importantes. Sin embargo, son capaces de ceder ante las diferencias.
  • Comparten expectativas realistas de la relación, lo que desean o fantasean. Recuerda que estás lidiando con un individuo extraordinario y complejo como tú. Ya hay suficiente en juego como para perseguir ideales irreales.
  • Cada uno contribuye a la relación casi equitativamente. Cada uno saca lo mejor del otro, desde sus fuerzas, hasta sus habilidades, todo en beneficio del equipo.
  • Tú y tu pareja honran los lazos familiares y amistosos del otro. Aunque es importante pasar tiempo con amigos y familia, también es importante mantener límites saludables entre tú y tu pareja.

El cariño, amabilidad, apoyo y empatía son ingredientes clave para una buena relación. Simplemente no hay lugar para las groserías, mezquinidad, celos, insultos, degradaciones, culpa, críticas y abuso. Esos límites simplemente no deben ser cruzados nunca.

Foto: Archivo Eme de Mujer

Más de Silvia Sánchez

Beneficios de dormir en pareja

Que mejor que compartir la cama con un ser amado
Leer más

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *